Aprende cómo cuidar del vino en casa sin necesidad de bodega

Última actualización: 16.10.21

 

Empezar una colección de vinos de calidad no necesita de una gran bodega ni una costosa vinoteca. Para comenzar con buen pie, solo se requiere amar el vino y saber cómo se puede cuidar correctamente esta bebida para mantenerse en buen estado. Tener una buena temperatura y un registro de las botellas son detalles que pueden marcar la diferencia en la conservación del vino.

 

Para los amantes de los vinos, tener una bodega para poder conservar su colección de botellas es un objetivo. Esas famosas cuevas subterráneas de ladrillos son el lugar ideal para que el vino envejezca correctamente y se conserve en el tiempo, dándote siempre la oportunidad de tomar una copa de la deliciosa bebida, la cual progresivamente se hará mejor.

Sin embargo, este objetivo puede ser tan solo un sueño para otras personas que también disfrutan del vino, pero no cuentan con el dinero suficiente para hacer una inversión tan grande como la necesaria para tener una bodega en casa. De igual forma, parece algo imposible para quienes viven en espacios pequeños.

Debido a esto y para poder complacer a todas las personas que disfruten del vino, sin importar con cuánto dinero o espacio cuenten, las soluciones para estos problemas se actualizan para adaptarse a los requerimientos de cada quien. Por ejemplo, hay compañías especializadas en fabricar bodegas personalizadas que se adaptan correctamente a diferentes rincones de tu hogar, como también hay vinotecas de menor tamaño para guardar una cantidad limitada de botellas. No obstante, para quienes no desean ninguna de estas opciones, existen formas de conservación de vino que no necesitan vinoteca.

Entonces, de no poseer una bodega en tu hogar, ¿qué debes tener en cuenta para mantener las botellas en condiciones adecuadas?

1) Encuentra el lugar correcto

Si no tienes una vinoteca, no significa que no podrás tener vino en tu casa. Esto solo quiere decir que deberás encontrar el lugar correcto para la conservación de las bebidas. Los vinos son bebidas que requieren de ciertos parámetros de almacenamiento para poder mantenerse en buen estado.

Primeramente, es necesario que los vinos se encuentren constantemente en temperaturas de 6 a 18°C, y que no haya cambios bruscos en la temperatura. Por esa razón, el lugar elegido deberá estar lejos de cualquier fuente de calor. Mientras mayor sea la temperatura, más rápido evolucionará el vino y notarás cambios en su sabor y calidad.

El lugar que hayas escogido debe también ser oscuro, pues la luz perjudica el color y los tonos aromáticos de la bebida. Además, la zona de conservación debe estar lejos de la cocina para evitar que algunos olores logren influir en el sabor del vino.

Por último, asegúrate de que tu bodega improvisada tenga un ambiente húmedo para evitar que el corcho se reseque. Si esto sucediera, el aire podría llegar a la bebida y dañarla. Prevenir que el corcho se seque también depende de la posición de las botellas, por lo tanto, mantenlas siempre de forma horizontal.

 

2) Ten siempre un registro de inventario

Si ya tienes el lugar y unos cuantos vinos para guardar, entonces asegúrate de tener un registro de inventario que sea lo más específico posible. No todos los vinos deben guardarse por años y, por esa razón, es necesario saber cuáles deben tomarse dentro del primer año y cuántos deben esperar para poder consumirse en su mejor punto.

Para que no se te olvide y puedas tener todo bajo control, lleva un pequeño libro para anotar el momento en que compraste la botella, cuándo la abriste por primera vez, en dónde la adquiriste y qué tipo de vino es. Así será más fácil organizar tu colección y, si tienes muchas botellas, podrás encontrarlas con más rapidez al escribir dónde está guardada cada una.

 

3) Calcula siempre tu presupuesto

A la hora de comenzar con tu colección de vinos, deberías siempre empezar a comprar botellas económicas, pues de esa manera podrás familiarizarte con llevar tu pequeña bodega, guardar los registros e identificar cuál es mejor para cada ocasión.

A pesar de su precio, es posible encontrar vinos de buen sabor entre los 8 y los 20 euros, y lo mejor es que estas bebidas pueden tomarse de forma inmediata sin necesidad de dejar pasar mucho tiempo para disfrutarlas. Además, conservar estos vinos en buen estado no requiere de muchas condiciones, a diferencia de otros vinos de gran reserva.

Cuando quieras ampliar tu colección, entonces vale la pena invertir en tu vinoteca para poder cumplir con los requerimientos de conservación que necesitan los vinos más costosos y sofisticados. A partir de los 25 euros, podrás encontrar vinos especiales.

Es también recomendable que siempre anotes cuánto cuestan las botellas y cuánto estás dispuesto a invertir en vino, para no pasarte de tu presupuesto. Así podrás asegurarte de tener vinos que puedas conservar y evitar perder dinero porque alguno de ellos se dañe.

4) Organiza los vinos

Los vinos, a pesar de compartir nombre, tienen características que los hacen diferentes. El sabor de un vino blanco, por ejemplo, no es igual al de un tinto. El primero tiene un toque ácido que vale la pena mantener, mientras que el segundo destaca por su dulce sabor. Y esta distinción no sucede solo con estos dos vinos, sino con todos los demás.

Por esa razón, la conservación correcta de cada vino dependerá mucho de la forma en la que organices tu colección. Si está dentro de tus posibilidades, ordena las botellas por tipo y también por la temperatura óptima de conservación.

Un champán se bebe mejor a unos 6 °C, mientras que un vino tinto añejo se disfruta a los 16 o 18°C. Separarlos logrará que cada copa tenga la temperatura perfecta al beberla.

 

5) No temas a probar tu colección

Para un coleccionista de vinos, una botella nueva es su bebé y probablemente no quiera abrirla hasta que la situación realmente lo amerite. Sin embargo, si estás empezando, descorcha una botella y prueba su sabor. Así sabrás si aún le falta tiempo para añejarse o si está lista.

Cuando ya estés experimentado, probablemente sepas esto nada más con mirar el vino. Como ves, incluso si no tienes la mejor vinoteca del momento, es posible comenzar una colección de vinos y conservarla en buen estado. Solo debes seguir ciertos trucos para siempre tener una copa de deliciosa bebida lista para disfrutar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS