¿Cómo hacer una honey beer?

Última actualización: 12.05.21

 

La miel y los azúcares de alta fermentación presentes en la cerveza con miel, son los responsables de esta bebida, que tiene un sabor más dulce, pero también un contenido de alcohol mucho más alto. Turbias, de final seco y sabores especiados, así son las Honey Beer, las famosas cervezas con miel.

 

La miel ha sido un ingrediente muy apreciado en la fabricación de la cerveza desde tiempo inmemorial. Este néctar de flores es un producto muy estable, con un contenido de agua muy elevado y con grandes propiedades beneficiosas para el cuerpo humano. Es un ingrediente con propiedades calmantes, utilizado para tratar los dolores y las molestias de las alergias, la tos y también para prevenir problemas coronarios y digestivos.

En la elaboración de cerveza, la miel aporta una grandísima cantidad de azúcares fermentables y no fermentables, por lo que además de aumentar el volumen de alcohol, crea toda una serie de sabores dulces. De esta forma, el producto final tiene mucho más cuerpo, con más aromas y sabores naturales, que van desde los más balsámicos a los más complejos que recuerdan a los ahumados. Esta característica se debe al origen de la miel, por ejemplo, la miel de castaño es capaz de producir sabores que recuerdan a la madera, mientras que la de romero aportará notas especiadas y algo ahumadas.

En este sentido, la miel y las cervezas han ido de la mano desde el neolítico. Las oraciones a Ninkasi, la diosa sumeria de la cerveza, ya narraban la elaboración de esta bebida y, en esa receta atávica, ya figuraba la miel como ingrediente. De hecho, en vasos de cerveza encontrados en la tumba del mítico Rey Midas, se encontraron restos de miel. 

 

¿Es lo mismo la cerveza que el hidromiel?

La respuesta es: no. El hidromiel es un tipo de bebida alcohólica diferente, elaborada con una base de miel y agua. En tal sentido, el hidromiel suele contener una mezcla de mostos de uva o de otros frutos. Por lo que el sabor final suele ser similar al de los vinos dulces, aunque ligeramente más dulces. En este sentido, el hidromiel tampoco se elabora con levaduras de cerveza, sino que se utilizan las de vino.

Las características de la cerveza con miel

La cerveza obtenida siguiendo la receta que se presenta a continuación, deberá tener las siguientes características:

  • Gravedad original: 1051.
  • Gravedad final: 1009.
  • Tiempo de elaboración: 4 semanas.
  • Volumen de alcohol: 5,6%.
  • Índice de amargor: 11,6 IBU.
  • Color: 9,1 EBC.

 

La receta de Honey Beer

En pocas palabras, las cervezas con miel se elaboran de la misma forma que una cerveza tradicional, con la única diferencia de que se le añade miel durante la última fase del hervido. En este sentido, es una receta que admite muchas variaciones como la incorporación de levaduras de fermentación baja o alta, así como todo tipo de maltas, tanto las tostadas como las pálidas.

La receta que se presenta a continuación, está pensada para elaborar 23 litros. Para ello los ingredientes necesarios serán:

  • 4,4 kg de malta.
  • 33 g de lúpulo Hallertauer Hersbrucker. En este sentido, se debe añadir 22 g al inicio de la ebullición, 5 g cuando queden cinco minutos de cocción y 6 g al finalizar la ebullición.
  • Protofolc o musgo irlandés.
  • Levadura de alta fermentación.
  • 38 g de semillas de cilantro.
  • 500 g de miel.
  • 16 g de piel de naranja amarga.

Cómo hacer Honey Beer

Ahora que ya conoces todos los ingredientes necesarios con los que elaborar este tipo de cerveza, vamos a explicar paso a paso cómo se hace. Aunque antes, queremos recordarte que la miel puede contener sus propias levaduras (levaduras salvajes), así como otros microorganismos que pueden afectar al sabor y a la calidad final de la cerveza. Para evitar problemas en este sentido, es importante que se agregue este ingrediente antes de finalizar el proceso de hervido. De esta forma, si la miel hierve durante unos minutos, esta quedará esterilizada y no se perderá su sabor.

Veámos cómo hacer cerveza con miel paso a paso:

  • Para comenzar, se debe agregar la malta, que puede ser pale o tostada, a 11 litros de agua. Hay que dejar macerar la malta durante una hora a 65 grados. El producto final será el primer mosto de la cerveza, que tendrá un sabor dulce.
  • A continuación, hay que añadir otros 27 litros de agua al mosto y llevarlo a hervir. Cuando la mezcla rompa a hervir, se deberá añadir la primera fase de lúpulo, así como el resto de ingredientes necesarios. El tiempo total de ebullición del líquido será de una hora y diez minutos. En este sentido, es muy importante que se añadan los ingredientes en el momento adecuado.
  • Una vez terminado este proceso, el mosto deberá pasarse al fermentador. Una vez se enfríe, se deberá comenzar a introducir la levadura. Es posible que la fermentación sea algo más larga de lo habitual en la cerveza. No pasa nada, esto se debe a que la miel tiene una mayor concentración de azúcar, por lo que este proceso se hará más largo.
  • Finalmente, se debe dejar madurar durante 3 semanas (o más, si fuera necesario) a 12 grados.

Por otra parte, si prefieres utilizar extracto de malta en lugar de maltas naturales, el proceso de elaboración será el mismo. Sin embargo, en lugar de añadir las maltas junto al agua, tendrás que utilizar 2,7 kilos de extractos (para 27 litros de agua). El resto de la receta no cambiará.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments