Cóctel Black Russian

Última actualización: 24.09.21

 

Black Russian - Cóctel Clásico

Receta auténtica de Black Russian
Tiempo de preparación5 mins
Número de personas: 1

Ingredientes:

  • 40 ml de vodka.
  • 20 ml de Kahlúa o licor de café.
  • Hielo.
 

Utensilios:

  • Cucharilla de mezcla.

El cóctel Black Russian es una de las bebidas con vodka más glamurosas que se pueden preparar. Se trata de un combinado con más de ochenta años de antigüedad, creado en 1940 en honor de una diplomática estadounidense, con una base de la famosa bebida rusa y Kahlúa, un licor de café muy apreciado en coctelería.

El origen de este cóctel nos lleva al 1940, concretamente al bar del hotel Metropole de Bruselas. En aquella época, Parle Mesta era la embajadora de Estados Unidos en Luxemburgo y se alojaba en dicho hotel. La diplomática era aficionada a la coctelería y solía acudir al bar a tomar un trago al final de un largo día de trabajo. 

En una de aquellas visitas, Gustave Tops, el barman del hotel, pensó en dedicarle una copa a tan distinguida clienta, quien era conocida en las embajadas de toda Europa por sus fiestas, a las que acudían políticos y jefes de estado de todo el mundo. Con la Guerra cerniéndose sobre Europa, el camarero pensó en mezclar una bebida rusa típica, con el Kahlúa, un licor de café muy de moda en aquella época.

Mesta disfrutó de aquel cóctel, además tal y como Tops esperaba, su combinado se popularizó en todo el mundo, gracias a las recepciones que celebraba la embajadora. Después de la Segunda Guerra Mundial y durante los años de la Guerra Fría, el vodka se convirtió en una de las bases para cocteles más populares, en parte, gracias a este tipo de personajes que llevaron estos licores desde Europa a Estados Unidos. Allí, el Black Russian evolucionó y de él derivó el “White Russian” o “Ruso Blanco”, que añadía a la receta original una parte de nata y que se volvió muy popular en los años 90, gracias a la película “El Gran Lebowski”, ya que el protagonista tomaba esta copa a todas horas.

La elaboración del “Black Russian” es muy sencilla, ya que no requiere del uso de ningún instrumental de coctelería. En un vaso ancho y alto, de los llamados “Tipo Collins” se coloca el hielo y se mezcla el vodka con el Kahlúa. En este sentido, el Kahlúa se puede sustituir por cualquier tipo de licor de café, incluso de orujo de café. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el orujo puede tener un mayor volumen de alcohol, por lo que el cóctel podría tener un sabor más amargo o demasiado alcohólico.

Una vez todos los ingredientes están en el vaso, se pueden mezclar utilizando una cucharilla imperial de mango largo. Finalmente, puedes añadir una rodaja de limón o un palo de canela para decorar y darle un toque de sabor. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS