Conoce al vino más caro del mundo

Última actualización: 28.11.20

 

Todos hemos visto en el cine y la televisión botellas de vino legendarias, que valen tanto como un coche o una casa. Algunos de estos vinos forman parte de colecciones exclusivas y casi todos están fuera del alcance de los bolsillos normales. Hoy haremos un repaso a los vinos más caros del mundo.

 

Habitualmente, los precios de los vinos están pensados para todos los bolsillos. Es una bebida común, con muchas propiedades para la salud y, gracias a que existe una gran producción en todo el mundo, es posible conseguir una botella del mejor vino tinto del momento a un precio muy asequible.

Sin embargo, los precios de vinos pueden ir desde unos cuantos euros, hasta una cantidad exorbitante. En tal sentido, todos hemos oído hablar de una botella de vino que cuesta tanto como un coche. Estos vinos caros proceden de cosechas excepcionales y suelen tener unos precios prohibitivos. Los verdaderos amantes de los vinos invierten su dinero en estas botellas, ya que se revalorizan con el tiempo y, además, el vino se ha convertido en un objeto de coleccionismo, como lo es el arte o los juguetes antiguos. 

Los vinos más caros del mundo suelen ser piezas únicas, producto de la unión del conocimiento centenario sobre la elaboración del vino, unas condiciones climáticas y del terreno especiales. Por ejemplo, un año en el que la temperatura y las precipitaciones hayan sido especialmente buenas para el crecimiento y la maduración de la uva, y de una cepa de uva especialmente buena. Esto produce una alquimia única, cuyo resultado es un caldo excepcional y cuyo precio sobrepasa lo imaginable.

Para que te hagas una idea de los precios que pueden alcanzar estas botellas, a continuación, compartimos una lista con algunos de los vinos más caros del mundo.

 

Cheval Blanc

En 2010, la casa de subastas suiza, Christie’s, subastó una botella de Château Cheval Blanc Imperial de 1947 por 224.598 euros, lo que lo convierte una opción para el trono del vino más caro del mundo. Se trata, según las opiniones de los expertos, de uno de los mejores vinos Burdeos de la historia. Gracias a su calidad excepcional, este vino se puede disfrutar a pesar de haber cumplido más de cincuenta años, algo que no todos los vinos son capaces de soportar.

 

Aurum Red

El vino más caro de España se elabora en Pedroñeras, una pequeña localidad de Cuenca, en Castilla La Mancha. La edición “oro” de este vino, cuya botella tiene una capacidad de 16 litros y ha sido diseñada por el artista Alberto Rodríguez Serrano, cuesta entre los 17.000 y los 25.000 euros. Sin embargo, han llegado a pagarse hasta 340.000 euros por una edición especial, la que podría ser la botella de vino más cara del mundo y que lo convierte en uno de los vinos más caros del mundo. 

Se trata de un vino muy fino, que no se avinagra al estar abierto, y que tiene aromas dulces que recuerdan al pan de higo, así como un sabor muy afrutado y de paladar dulzón, con recuerdos de cacao.

 

Domaine de La Romanée-Conti

Cada botella de vino de Borgoña Domaine de La Romanée-Conti cuesta 15.000 euros. Este vino es el fruto del saber hacer de la familia Leroy/Roch y Villaine, cuyos viñedos datan de 1232, cuando el Abad Saint Vivant compró las dos primeras hectáreas de terreno.

Se trata de un vino exclusivo, ya que solo se comercializan 6000 botellas cada año, siendo su escasez uno de los motivos principales de su precio. Por si fuera poco, es un vino que soporta muy bien el paso del tiempo, gracias al equilibrio casi perfecto entre sabor y acidez.

Château Lafite

Los vinos de la zona de Médoc, al noroeste de Burdeos, también conocidos como Primer Cru, están considerados como unos de los grandes vinos tintos del mundo. Le Château Lafite Rothschild es uno de ellos. La botella más cara, de la cosecha de 1787, se vendió en 1985 en una subasta en Londres y su precio fue de nada más y nada menos que de 160.000 dólares. 

En este caso, el precio no se debía solo a la excepcional calidad del vino, sino a que la botella llevaba grabadas las iniciales de Thomas Jefferson, tercer presidente de Estados Unidos, ya que formó parte de su colección particular.

 

Egon Müller Scharzhofberger Riesling Trockenbeerenauslese

Este vino blanco y dulce, de nombre impronunciable, fue elaborado por Egon Müller, con uvas de la región del Bajo Saar. Aunque el precio de estas botellas suele rondar los 11.000 dólares, una cantidad nada despreciable, se han llegado a pagar hasta 35.000 euros por una botella.

Se trata de un vino exclusivo, que se elabora con uvas seleccionadas a mano, totalmente deshidratadas y pasificadas, lo que origina un vino muy dulce y de producción limitada a unos pocos cientos de botellas.

 

Penfolds

El Block 42 de 2004 de Penfolds es un vino elaborado con uvas Cabernet Sauvignon de la zona del valle Barossa, cerca de la ciudad australiana de Adelaida. Esta zona vinícola tiene una tradición que se remonta hasta mediados de 1800.

Aunque no es una zona tradicionalmente apreciada, estas botellas pueden alcanzar los 168.000 dólares de precio, debido a diversos factores. El primero es que las botellas están diseñadas por los artistas Nick Mount y Ray Laerke, y el segundo es que solo se venden 12 botellas cada diez años.

 

Heidsieck

Una botella de champagne Heidsieck de 1907 fue vendida por 275.000 dólares en una subasta. La razón del precio es que estaba destinada para las bodegas del último zar de Rusia, Nicolás II.

Estas botellas, son conocidas como “Shipwrecked”, ya que fueron rescatadas del fondo del mar en 1997, pues el barco en el que eran transportadas naufragó en 1916 al ser alcanzado por los torpedos de un submarino alemán durante la Primera Guerra Mundial.

Cabernet Sauvignon S. Eagle

Este Cabernet Sauvignon elaborado en California en 1992 tiene un color púrpura opaco, casi negro, y un inconfundible aroma de mermelada de grosellas negras. En el año 2000 se convirtió en uno de los vinos más caros del mundo cuando se pagaron 500.000 dólares por una botella.

 

Château D’Yquem

Considerado uno de los mejores vinos blancos dulces del mundo, se llegaron a pagar 87.000 euros por una botella de 1811, considerada como la mejor añada de Château D’Yquem. 

Las uvas de la variedad Semillón contienen más azúcares, lo que produce una fermentación noble. Además, el proceso de elaboración requiere unas condiciones climáticas muy especiales, por lo que su producción no siempre es posible. 

Entre todos estos vinos, hemos visto algunas de las botellas más caras del mundo. Muchas de ellas, son de coste más elevado que el Vega Sicilia de precio más caro del mercado. Como hemos visto, muchas personas aprecian esta bebida hasta el punto de gastar miles de euros en un vino caro.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments