¿Cuáles son las mejores especias y botánicos para un gin tonic?

Última actualización: 24.09.21

 

La elaboración del gin tonic se ha convertido, desde hace un tiempo, en todo un arte. La ginebra, por su sabor amargo y ligeramente seco, combina muy bien con especias y frutos de todo tipo. Al agregar estos componentes botánicos a la mezcla, sus sabores y aromas se entremezclan, potenciando todos los matices botánicos innatos de la ginebra. De esta forma, es posible crear cientos de combinaciones, que convierten al gin tonic en una bebida personal y con infinitas posibilidades.

 

El gin tonic se ha convertido en el cóctel de moda, aunque hace unos años la ginebra era una bebida “de abuelos”, ya que por su sabor amargo y fuerte los jóvenes preferían otras combinaciones más agradables para el paladar como el famoso “vodka con limón” o el “whisky con cola”. 

Sin embargo, desde las barras de los mejores clubs se reivindicó la ginebra como ingrediente y el gin tonic como cóctel estrella. Esta nueva moda supuso una revolución en la hostelería, que vio en el gin tonic, un combinado con un sabor neutro y ligeramente amargo, un terreno lleno de posibilidades para la experimentación. 

Grandes barmans y chefs de todo el mundo comenzaron a probar mezclando especias, creando tónicas con sabores y hasta destilando nuevas ginebras, con bases aromáticas y botánicas exóticas y diferentes. El resultado fue la posibilidad de crear cócteles de todos los colores, sabores y aromas posibles.

Todo esto es posible gracias a las especias y a los ingredientes botánicos con los que se acompañan los gin tonics. Estos ingredientes deben emplearse con cuidado, ya que no se trata de convertir el gin tonic en una ensalada, sino de encontrar un equilibrio entre el sabor de la ginebra y el de las especias. 

Pero cuidado, ya que los ingredientes a mezclar dependen siempre de la ginebra escogida, por ejemplo, una ginebra muy seca se beneficiará de un toque de limón, mientras que una más fresca o botánica, lo hará de la pimienta o del cardamomo.

 

Los ingredientes clásicos

 

Limón o cortezas de cítricos

El cítrico ha sido el compañero inseparable del gin tonic desde siempre. Todos hemos visto a nuestros padres y abuelos tomar el típico gin tonic con su rodajita de limón. La mejor ginebra para mezclar con cítricos es la seca o cualquiera tipo London Dry Gin, ya que se benefician de los toques cítricos. Aunque tradicionalmente se acompaña de una rodaja, cáscara o un twist de limón, también se puede combinar con pomelo o naranja.

Bayas de enebro

Las bayas de enebro son el ingrediente principal de la ginebra. Estas bayas de color morado oscuro, tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias naturales, que convierten la ginebra en una bebida natural y saludable, siempre que se beba con moderación. 

Estas bayas tienen un sabor dulce, ligeramente cítrico y con un toque final amargo, y son un acompañamiento perfecto para las ginebras tradicionales, Dry Gin y también para las aromáticas. Basta con aplastarlas un poco con la mano antes de introducirlas y dejar que sus jugos se mezclen con el gin tonic.

 

Cardamomo

El cardamomo combina muy bien con ginebras menos secas y más aromáticas. Se trata de una planta con propiedades digestivas y un aroma cítrico. Ofrece un toque olfativo muy intenso, que realza todos los aromas de la ginebra, por lo que ofrece una experiencia balsámica muy agradable.

 

Flores de hibisco

La flor de hibisco también es un ingrediente habitual entre los amantes del gin tonic. Tiene un sabor muy suave, casi como una infusión. Las hojas secas deben infusionar durante unos 5 minutos con el alcohol para suelten los aceites naturales y para que tiñan el líquido de rojo. La flor de hibisco casa bien con casi cualquier ginebra del mercado, siempre que no se mezcle con cítricos.

 

Especias perfectas para tu gin tonic

 

Canela

Solo las ginebras con una base especiada, sobre todo aquellas que tienen la propia canela entre sus ingredientes, casan bien con esta especie dulce y ligeramente picante. En este caso, se debe agregar la canela junto con el hielo, antes de añadir ningún otro ingrediente.

 

Pimienta

Al gin tonic se le suelen añadir pimientas de jamaica, que tienen un sabor muy especiado y ligeramente dulce, la pimienta negra, más picante y mentolada, o la rosa, que suele ser entre dulce y picante. Se suelen agregar los granos enteros o ligeramente aplastados y casan muy bien con ginebras muy secas, tipo London Dry Gin. Aunque la pimienta rosa, casa también con ginebras aromáticas o con base de ingredientes florales.

 

Vainilla

La vainilla es una especia que se utiliza como aromatizante, ya que tiene un olor muy característico y fuerte. Su sabor es dulce y, en ocasiones, puede recordar al del chocolate. En coctelería, la vainilla se utiliza en esencia o en rama y solo se debe combinar con ginebras muy secas, ya que el sabor dulce puede resultar empalagoso si se combina con ginebras aromáticas o florales. Por este mismo motivo, es un buen acompañante a otros ingredientes como los cítricos.

 

Cilantro

El cilantro también suele estar presente en las mezclas botánicas de base de la mayoría de ginebras. Se trata de una especia de sabor ligeramente dulce, con un aroma cítrico que recuerda al limón. En coctelería, el cilantro se utiliza en grano y se aplasta un poco con la mano para que suelte los aceites esenciales. El cilantro casa muy bien con la mayoría de las ginebras, ya sean secas o aromáticas.

Anís de estrella

Esta especia china se suele utilizar como elemento decorativo, aunque en realidad tiene muchas propiedades digestivas. Con ginebras secas, aporta ese sabor anisado tan peculiar, lo que ayuda a resaltar el resto de sabores de la bebida.

 

Frutas que mezclan bien

 

Arándanos

Los arándanos no solo aportarán sabor al gin tonic, sino que también teñirán la bebida de rojo. Es muy importante agregarlos tal cual, sin romperlos o machacarlos, ya que de hacerlo el gin tonic se convertirá en zumo. Casan bien con cualquier tipo de ginebra, siempre que no tenga como ingrediente de base el arándano.

 

Regaliz

Más que una fruta se trata de una raíz, pero lo importante es que aporta un característico sabor anisado y dulce. Es ligeramente balsámico, lo que potencia el sabor de la tónica, sobre todo en contraste con su amargor particular. Se debe machacar un poco y echar junto con el hielo, para que al verter la ginebra y la tónica absorban su sabor. Combina de maravilla con ginebras fuertes y de sabor duro.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS