El mejor vino dulce

Última actualización: 24.09.21

 

 

Nuestra selección de los mejores vinos dulces

 

Los vinos dulces son una buena opción para acompañar postres, cafés e incluso aperitivos. Se trata de caldos de color oscuro y aromas naturales, que recuerdan a las pasas o la vainilla y que harán las delicias de los más golosos. A continuación, encontrarás una selección de los mejores vinos dulces, para que escojas el que más te guste.

 

1. Néctar PX Vino Dulce D.O. Jerez

 

Néctar es fruto de las bodegas González Byass, que están consideradas por muchos aficionados al vino de Jerez como la mejor marca de vinos dulces de España. Ha sido elaborado con uvas Pedro Ximénez cultivadas en la zona llamada “Marco de Jerez”, con temperaturas estables y suaves durante todo el año, lo que produce una uva gruesa y con mucho azúcar, que se “solea” para evaporar el agua.

Sus propiedades de cata son muy marcadas, de color ébano intenso con brillantes irisaciones ambarinas, de lágrima amplia y oleosa, lo que produce una sensación visual aterciopelada. En nariz es muy aromático, con notas de frutos secos, pasas, higos y dátiles, pero que toma aromas de café y chocolate si se deja envejecer en la botella. En boca es untuoso, ligeramente ácido y con un final alcohólico.

Se trata de un vino dulce adecuado para maridar con postres, pero también con quesos curados o azules de sabor intenso.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

2. Pinord Moscatel Vino Dulce de Postre

 

Las uvas Moscatel ya eran utilizadas por los romanos para la elaboración de vinos blancos y dulces. Esta variedad es considerada la mejor para este tipo de vinos, ya que suele tener una gran concentración de agua y azúcar. Este podría ser el mejor vino dulce de Pinord, gracias a su proceso de envejecimiento que le otorga cualidades únicas.

En copa tiene un color amarillo profundo, similar al del aceite de oliva, con destellos dorados y verdosos. Es sedoso, de lágrima gruesa y aromas intensos en los que destaca el varietal, de la uva Moscatel, con perfumes florales y de miel. En boca es untuoso, pero sin llegar a ser pesado, con sabores frutales y un final equilibrado, muy armónico.

Es un vino para maridar con postres, sobre todo con frutas ácidas como los cítricos. También marida con frutas rojas y dulces, así como frutos secos y repostería.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

3. Cruz Conde Vino Dulce de Naranja

 

Este podría ser uno de los mejores vinos dulces del 2021 para los que aman el sabor y los aromas cítricos de la naranja. Se trata de un caldo monovarietal, de uvas Pedro Ximénez soleadas, que ha sido aromatizado con naranja. En él se combina el sabor dulce de las uvas “soleadas” con la acidez propia de la naranja, con lo que se crea una sensación muy agradable y única.

Gracias a su envejecimiento en barricas de roble americano, tiene un color oscuro muy intenso, aterciopelado y con reflejos castaños. En copa es muy oloroso, gracias a la naranja que ofrece un aroma limpio y brillante. En boca es dulce, untuoso, pero con un final alcohólico y ligeramente ácido, por lo que no resulta empalagoso.

A pesar de ser de los vinos baratos del listado, se trata de un caldo diferente, pensado para maridar con postres dulces o para servir muy frío y disfrutarlo solo.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

4. Ochoa Moscatel Vino

 

Si te preguntas cuál es el mejor vino dulce elaborado con uva Moscatel, este podría ser el más indicado. Es fruto de las cepas “Ochoa Moscatel”, propias de la bodega, que se dejan secar en la vid hasta que empiezan a convertirse en pasas. Estas uvas, de grano pequeño, tienen características propias, por lo que producen vinos dulces de mucha calidad, intensos y de color opalescente.

En la copa es amarillo claro, casi blanco, con reflejos verdosos y plateados. Se trata de un vino dulce muy aromático, en el que destaca el olor propio de la uva Moscatel, entre terroso y frutal. En boca es muy sabroso e intenso, donde prevalece el sabor de la variedad, frutal y herbal, con notas dulces propias de la pasificación, junto con un final ligeramente alcohólico, que resta dulzor y los equilibra.

Es un vino dulce muy bueno para tomar solo, en copa con hielo o muy frío, pero también para maridar postres o quesos de sabor fuerte, como el queso azul.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

5. Pinord Porto Dos Santos Vino Licoroso Dulce

 

Dos Santos es un vino de tipo Oporto, creado por las bodegas Pinord con una base de uvas Moscatel. Se elabora siguiendo los métodos tradicionales, añadiendo aguardiente al mosto, con lo que “corta” la fermentación alcohólica y, al mismo tiempo, se “licoriza” el caldo. Tras este proceso, el vino pasa por barricas de roble durante quince o veinte años, obteniendo un sabor y unas características únicas, como su color teja o “Tawny”. 

En copa es un vino oscuro con reflejos castaños rojizos, intenso y algo espeso, de lágrima gruesa. A pesar de ser una de las opciones más baratas tiene un potencial de cata muy amplio, con aromas varietales y licorosos que recuerdan al vino de Oporto y han sido refinados por el envejecimiento. Finalmente, tiene el sabor típico de este tipo de caldos, dulce y largo.

Es una de las mejores opciones para los que buscan qué vino dulce comprar para servir en el postre. Marida muy bien con chocolates, frutas dulces, frutos secos y todo tipo de repostería.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

6. Don Luciano Gold Moscato Charmat Moscato Blanco

 

Don Luciano Gold Moscato se obtiene mediante el método “charmat” tradicional, con uvas de tipo Moscatel procedentes de viñedos españoles. En este sentido, solo el mosto de mayor calidad se fermenta parcialmente en depósitos isobarométricos, con lo que conserva el gas carbónico propio de la fermentación alcohólica.

Es un vino tipo “frizzante” muy atractivo, de color amarillo pálido, brillante y con reflejos muy limpios. En copa tiene unas propiedades organolépticas muy atractivas, con aromas intensos de flores blancas, melocotón y albaricoque. En boca es de burbuja fina y bien integrada, con sabores melosos y final amplio y agradable.

Es un vino suave, con 7% de alcohol, pensado para maridar con platos ligeros, pizzas, aperitivos y todo tipo de postres.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

7. Lustau Vino Dulce Pedro Ximénez San Emilio Jerez

 

Esta gama de caldos tiene origen en las soleras de Emilio Lustau, donde el Jerez se deja envejecer en barricas para que obtengan sus propiedades únicas. Este podría ser el mejor vino dulce del momento, ya que está elaborado completamente con uvas Palomino Gruesa, pasificadas para aumentar su concentración de azúcar y envejecido durante 12 años, con lo que tiene un perfil muy dulce, pero al mismo tiempo muy elegante.

En copa tiene un color profundo, caoba oscuro, repleto de destellos yodados, con lágrima gruesa. En nariz tiene un aromas de uvas pasas, higos y dátiles, mientras que en boca resulta suave, muy dulce y aterciopelado, con un final equilibrado gracias a los toques alcohólicos propios de su elaboración.

Se trata de un vino dulce pensado para acompañar quesos de sabor intenso, como los azules, pero también para acompañar postres dulces, como el helado de vainilla o de chocolate. También se puede servir frío o con hielo, para tomar solo junto al café.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

8. Quina Santa Catalina Vino Dulce

 

La quina es un tipo de vino dulce que se ha tomado tradicionalmente como método para “abrir el apetito”, pero también como refuerzo en periodos de defensas bajas o de anemia. Se obtiene de uvas Malvasía, seleccionadas manualmente y vendimiadas en su momento óptimo de maduración. Se mejora mediante “coupage” de vinos secos, ajustando sus sabores y se le añade corteza de árbol Quina Calisaya.

La quina Santa Catalina podría ser el mejor vino dulce de relación calidad precio, gracias a sus propiedades. En copa es de color caoba oscuro, con aromas de arrope y mosto, así como notas dulces de compota de manzana y ciruela. En boca equilibra muy bien los sabores dulces y los ácidos, con un retrogusto fresco y limpio, que recuerda a los frutos secos y al caramelo.

La quina se puede tomar como postre, pero también como aperitivo para “abrir apetito”. También marida muy bien con postres y platos dulces, así como con café.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

9. Gramona Vino Dulce

 

El de Gramona es un vino dulce monovarietal, elaborado con las mejores uvas Riesling de la cosecha de 2017, con Denominación de Origen Penedés. Para obtener todas sus características, las uvas se recogen tarde y congelan parcialmente, al mismo tiempo, la fermentación es más larga, por lo que el vino resultante es más dulce y con más personalidad.

Es un vino de color amarillo pajizo muy pálido, con reflejos limpios y dorados. En nariz tiene aromas propios de la variedad, con notas de frutas exóticas como la piña o el melón, con toques frescos y florales que recuerdan a la miel. En boca es sedoso, dulce, untuoso y muy refrescante, con una acidez final que equilibra todo el conjunto.

Es un buen vino para emparejar con postres, todo tipo de pasteles, aperitivos y quesos suaves o cremosos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

10. La Gitana Cream Alameda Vino Oloroso Dulce

 

Este caldo es el resultado de la esmerada tradición de Bodegas Alameda, donde durante años se han seleccionado los mejores vinos Olorosos y Pedro Ximénez, procedentes de uvas Palomino y Pedro Ximénez. Ambas variedades son cultivadas en suelos blancos y albarizados, con lo que las uvas obtienen mucho grosor, produciendo mostos finos y de gran calidad.

Este vino dulce natural es de color caoba brillante, con reflejos de color teja y lágrima gruesa, espeso y sedoso. En nariz es punzante y persistente, muy elegante, donde se mezclan los aromas dulces de la pasas, con el ácido del alcohol, logrando un buen equilibrio. En boca es dulce y aterciopelado, con mucho cuerpo.

Es ideal para maridar con repostería, embutidos curados y quesos viejos, de sabor potente. También se puede tomar solo, servido muy frío o con hielo, como aperitivo, en copa alta y con una rodaja de naranja.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Origen y Uso

 

Tras nuestra comparativa de vinos dulces, vamos a continuar explicando cuál es el origen de este tipo de caldos, así como sus mejores mezclas y combinados, para finalizar explicando la mejor manera de conservarlos, para que no pierdan su valor organoléptico. Finalmente, te explicaremos su valor nutricional, para que entiendas qué estás bebiendo.

Historia

Los primeros vinos dulces que se conocen, provienen de la Antigua Grecia, Roma y Egipto. Sin embargo, en aquellos tiempos los vinos dulces eran muy diferentes a lo que conocemos hoy en día, ya que aquella gente no disponía de las tecnologías modernas, por lo que eran vinos de naturaleza dulce. Para ello, se aseguraban de que la uva tuviera el máximo contenido de azúcar posible, dejando que las uvas se secaran al sol, lo que provocaba la evaporación del agua y la concentración de los azúcares naturales. Una vez estas pasas se prensaban, el mosto se cocía y se le agregaba miel.

Aquellos primeros vinos dulces eran muy diferentes, de textura mucho más gruesa y espesa, debido a la miel añadida durante la cocción. En estos vinos, el gusto final no dependía de las uvas, sino de las flores con las que se había elaborado la miel. En este sentido, algunos de estos vinos podían tener sabores balsámicos, si la miel provenía de una zona con muchas plantas de montaña como el romero. 

En general, eran vinos empalagosos, por lo que se empezó a añadir agua marina, con tal de aumentar la acidez y rebajar el agobiante dulzor del caldo. 

Hoy en día, las técnicas han cambiado mucho y los vinos dulces se obtienen mediante vendimias tardías. Al retrasar la recogida de la uva, estas se “sobremaduran”, por lo que empiezan el proceso de pasificación mientras aún están en la planta, lo que aumenta el contenido final de azúcar. Más tarde, las pasas se prensan para obtener el mosto, que empezará a fermentar en entornos controlados. La clave de estos vinos dulces es que la fermentación se detiene con frío, desactivando las levaduras, por lo que se obtienen vinos con mucho alcohol y sabor dulce. 

Gracias a estos procesos modernos se puede controlar el dulzor de los caldos, por lo que algunos son más dulces, como el Pedro Ximénez, mientras que otros son más ácidos, como los Oporto, a los que se les añade aguardiente para equilibrar su sabor y aumentar su tiempo de conservación. 

Además, al no contar con un edulcorante artificial, el sabor de estos vinos proviene de la uva y no de los ingredientes añadidos tras su fermentación. En este sentido, algunos vinos dulces, como el Moscatel o la Mistela, tienen sabores más afrutados y colores claros, pálidos y dorados. En cambio, los vinos de uva Palomino son más oscuros con tonos que van del ébano a la teja, de sabores más intensos a chocolate, vainilla o tabaco.

 

Mezclas

Seguimos con nuestra guía para comprar el mejor vino dulce, explicándote algunas de las mejores mezclas que puedes realizar con esta bebida. Una forma sencilla y agradable de tomar el vino dulce es solo. En este sentido, como si se tratara de un vermut, se puede disfrutar en copa alta, con hielo y una rodaja de naranja que ayudará a reforzar el sabor intenso de estos caldos.

En algunos lugares del centro y el norte de Europa, estos vinos se toman calientes. Para ello, se calientan a fuego lento, sin dejar que rompan a hervir en ningún momento, y se les añade una serie de especias como el clavo, la canela y otras hierbas balsámicas, junto con cáscara de naranja o de limón.

Uno de los cócteles más antiguos conocidos, que aparece en el The Bartender Manual de 1913, es el Buffalo Fizz, que se elabora con una mezcla de whisky de centeno, vino dulce Pedro Ximénez, clara de huevo, zumo de limón, almíbar y agua con gas.

 

Conservación

A pesar de ser un producto económico, el vino dulce puede aguantar mucho tiempo sin perder sus propiedades. Sin embargo, es importante señalar que, sin importar cuánto cuesta, estos vinos se venden en su estado óptimo de consumo, por lo que se debería consumir durante los dos años siguientes a su compra.

Para su conservación, se debe mantener la botella tapada en todo momento, en posición horizontal si está cerrada y vertical si está abierta. Debe estar en un lugar oscuro, con una temperatura constante y sin vibraciones o movimientos bruscos.

Valor Nutricional

100 gramos de vino dulce aportan 161 Kcal, así como 0,20 g de proteínas, 13 g de hidratos de carbono, 4 mg de calcio y 0,40 g de hierro.

 

Bebe responsablemente

El vino dulce tiene un contenido de alcohol que va desde los 7 a los 17 grados, por lo que se debe consumir de forma responsable. Nunca se debe conducir después de haber probado este tipo de vino y los menores de 18 años no deben consumirlo.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS