El mejor vino frizzante

Última actualización: 24.09.21

 

Conclusión

 

Nuestras selecciones de los mejores vinos frizzantes

 

Los vinos frizzantes son los favoritos de los que prefieren bebidas sabrosas y refrescantes, con todo el sabor del vino blanco, pero con menos contenido alcohólico. Se trata de caldos frescos, de sabores afrutados y que combinan muy bien con cenas ligeras y cócteles. A continuación, comparamos algunos de los mejores frizzantes que puedes encontrar.

 

1. Monte La Reina Vino Frizzante vino blanco Verdejo Tempranillo

 

Las bodegas de Monte La Reina representan el espíritu de la juventud y la modernidad, buscando crear una marca dinámica a través de sus diseños. En este sentido, cuentan con un equipo multidisciplinar en el que se fusiona la sabiduría tradicional de los vinateros de antaño, con las nuevas técnicas. Gracias a esto, son capaces de crear un vino frizzante rosado, estiloso y con un sabor único.

Es un vino de color rosa carmín, con reflejos de tonos violeta y burbuja fina, que temina en una corona persistente y blanca. Este podría ser el mejor vino frizzante para los que prefieren los aromas de intensos frutos rojos, con notas de cereza y frambuesa. En boca es dulce, con un sabor de fruta en el que se mezclan la fresa y la cereza madura.

En cuanto al maridaje, es un frizzante ideal para la sobremesa, disfrutando de aperitivos frescos como langostinos. También es adecuado para acompañar las cenas y los platos de pescado.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

2. Dolce Vino Blanco Frizzante

 

Dolce Bianco podría ser el mejor vino frizzante de relación calidad precio, con un diseño clásico, pero divertido, y una botella con líneas tradicionales. Con D.O IGP Tierra de Castilla León, se elabora con uvas seleccionadas de Verdejo, con parada de fermentación en frío controlada a 8 grados. De esta forma, se mantiene el sabor dulce de la fruta, al tiempo que se crean burbujas naturales, suaves y elegantes.

Se trata de un vino frizzante de corte clásico, con el color amarillo pálido y con reflejos verdes, típico de la variedad Verdejo. En nariz es muy fragante, donde predominan los olores dulces, sobre todo la golosina. En boca es muy refrescante y goloso, con los sabores varietales típicos y una burbuja fina, que crea una sensación muy agradable.

Es un vino ideal para “abrir boca” en comidas, servido fresco junto a los aperitivos, como mejillones, almejas y todo tipo de marisco fresco. Por otra parte, también es un vino adecuado para el postre.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

3. Monte La Reina Vino espumoso blanco Verdejo

 

Monte La Reina podría ser la mejor marca de vinos frizzantes, tal y como aseguran muchos usuarios. Este espumoso ha sido elaborado con uvas Verdejo seleccionadas y cuenta con un diseño que recuerda a una botella de champagne, con un envoltorio plástico de color blanco y dorado. Este vino ha sido galardonado con las medallas de plata Mundus Vini de 2018 y 50 Great Sparkling Wines of the World.

Procedente sus bodegas de Castilla y León, es un espumoso de color amarillo pálido, limpio y cristalino que recuerda mucho al mejor cava, con burbuja abundante y bien integrada. Dispone de aromas cítricos, con recuerdos florales de azahar y fruta tropical. En boca es fresco, estructurado y muy dulce, con una acidez final que equilibra todo el conjunto. 

Es un frizzante ideal para tomar solo, como sustituto del champagne. También es apto para tomar con el postre o durante el aperitivo, siempre que se sirva muy frío.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

4. Bodegas Privilegio del Condado Fresh On vino de fresa

 

Fresh On es un espumoso diferente, elaborado a partir de la fermentación controlada del zumo de uvas y de fresas de Huelva. Antes de que los azúcares se conviertan en alcohol, la fermentación se corta y reinicia, para que se libere el gas carbónico que crea las delicadas burbujas que lo acompañan. Si te preguntas qué vino frizzante comprar para los amantes de los sabores dulces, este podría ser el más indicado.

Es un vino de baja graduación alcohólica, de color rubí limpio y brillante, con reflejos rosados y corona de espuma blanca. En nariz ofrece una amplia variedad de aromas a frutos rojos maduros como la fresa, la frambuesa y las grosellas, que finalizan en delicados aromas florales de rosas y violeta. En boca es ácido y dulce al mismo tiempo, muy equilibrado. 

Es un vino ideal para tomar con aperitivos típicos como el jamón ibérico, el queso curado, el marisco o el pescado frito.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

5. Yllera 5.5 Vino Blanco Verdejo Frizzante

 

Grupo Yllera cuenta con seis generaciones de tradición en la elaboración de vinos, desde sus bodegas de Castilla y León. En sus vinos, se busca siempre la perfección y ofrecer la mejor relación calidad precio. En este sentido, Yllera 5.5 se elabora con uvas de variedad Verdejo, recogidas en vendimia nocturna a máquina, con maceración en frío y fermentación doble para obtener el gas carbónico natural.

Es un vino de color muy claro, que en la copa recuerda a un refresco de limón, por sus tonos amarillos claros y su espuma fina. Contiene aromas intensos, con un buen equilibrio entre las notas dulces y las ácidas, donde predomina el olor típico de la variedad Verdejo, de manzana verde, con toques cítricos. En boca es equilibrado, con sabores dulces y minerales.

Si te estás preguntando cuál es el mejor vino frizzante para maridar con postres como cremas o tartas de frutas, Yllera podría ser el más indicado. Se debe servir siempre a 5 grados, para disfrutarlo bien fresco.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

6. Pinord Reynal Blanco Suave Vino de aguja

 

Los espumosos blancos de Pinord podrían ser los mejores vinos frizzantes del 2021, gracias a la larga tradición de sus bodegas situadas en el Pirineo catalán, así como los precios asequibles de sus productos. Reynal es un frizzante elaborado en las bodegas catalanas de la marca, a partir de uvas de la variedad Macabeo, seleccionadas y recogidas a mano. 

Estos productos, a pesar de ser vinos baratos, cuentan con unas propiedades sensoriales muy atractivas. Empezando por su color amarillo pálido, claro y brillante con burbujas finas que se desprenden lentamente. En Reynal brillan los aromas frutales, como el cítrico, la manzana verde o la piña. En el paladar es muy suave y fresco, con sabores afrutados, florales, muy equilibrados, con un final largo.

Para el maridaje, es un vino muy adecuado para pescados con salsa, todo tipo de pastas y pizzas, así como platos de marisco fresco y arroces finos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

7. Monte La Reina Vino Frizzante vino blanco Verdejo Tempranillo

 

Las bodegas Monte La Reina, en Castilla y León, suman el saber tradicional a las técnicas más modernas para crear algunos de los mejores espumosos. Estos vinos dulces y refrescantes brillan por su diseño moderno y vistoso, así como por la calidad de sus caldos, resultado del esfuerzo de un equipo multidisciplinar, comprometido con trasladar al usuario un producto de la más alta calidad.

Es un caldo de color amarillo pajizo, muy claro y con reflejos verdosos, de burbuja fina en corona gruesa. En nariz, tiene notas cítricas y frutales, que recuerdan a la manzana y el melocotón. En boca es sabroso y equilibrado, con sabores en los que destaca el equilibrio entre el dulzor de la fruta y la acidez del alcohol. Tiene un gran volumen y un final largo y persistente, por lo que podría ser considerado el mejor vino frizzante del momento.

Es un vino espumoso para disfrutar con aperitivos de todo tipo, así como platos de pescado, pastas y arroces. También es un vino para tomar con el postre, sobre todo con frutas y pasteles.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

8. Barbadillo VI Cool vino Frizzante Moscatel

 

Barbadillo VI es la apuesta más moderna de las bodegas de la marca, que cuentan con más de 200 años de antigüedad. Se trata de un vino joven, de baja graduación alcohólica y sabor afrutado. Para su elaboración, se ha reducido el alcohol, paralizando la fermentación hasta alcanzar la graduación deseada y obtener la cantidad de burbuja correcta. Para el diseño de la botella, Barbadillo lanzó un concurso y el ganador, un universitario, fue el responsable de esta divertida etiqueta.

Es un vino de color amarillo pálido, con reflejos verdes, que recuerda a un refresco de lima. En nariz tiene una gran variedad de aromas, entre los que destacan los perfumes florales de rosas, los lichis, el talco y el varietal de Moscatel. En boca es muy suave, dulce y equilibrado.

Se trata de una de las opciones más baratas y más adecuadas para servir con quesos suaves, así como para base de coctelería.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

9. 61 Frizzante

 

61 es un vino espumoso con Denominación de Origen Rueda, que se elabora de forma natural mediante la selección manual de uvas de la variedad Verdejo. Una vez prensadas, la fermentación se detiene mediante el frío, con lo que se obtiene la graduación alcohólica deseada y se crea la concentración perfecta de gas carbónico. El nombre “61” se debe a que el primer espumoso de la marca se embotelló en 1961.

Es un vino frizzante de corte tradicional, con un color amarillo pajizo, muy brillante y de reflejos plateados. Es de burbuja fina y suave, con corona gruesa. En copa tiene aromas frutales en los que se resaltan los olores del melocotón y los cítricos. En boca es muy fresco, vivo y con sabores frutales de melocotón, con un final largo y muy dulce.

61 Frizzante se debe servir muy frío, por lo que resulta perfecto para los aperitivos, así como para acompañar platos de pasta, comida asiática y también para postres.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

10. Palacio de Bornos Frizzante Verdejo 

 

Palacio de Bornos está ubicado en una de las zonas con mayor tradición vinícola de España, Rueda. Desde 1976, Palacio de Bornos ha creado algunos de los mejores caldos de la zona, con técnicas únicas que mezclan lo tradicional y lo moderno. En este sentido, este vino espumoso se elabora con uvas 100% Verdejo, de vendimia nocturna y doble fermentación, con la que se reduce el contenido alcohólico y se crea el gas carbónico de la burbuja.

Es un vino espumoso muy claro, de color amarillo pálido con reflejos verdes, que recuerda a un refresco de limón. En copa es intenso, con mucho azúcar integrado y notas cítricas, con aromas dulces de melocotón y fruta tropical. En boca es fresco, con una marcada presencia de gas carbónico y un gran equilibrio entre los sabores dulces y ácidos.

Se debe servir siempre frío, a una temperatura de entre 6 y 8 grados, y es perfecto para maridar con todo tipo de aperitivos, así como platos ligeros y también para postres.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Origen y Uso

 

Ahora que ya conoces los productos que hemos seleccionado en nuestra comparativa de vinos frizzantes, ha llegado el momento de que elijas. Sin embargo, antes de hacerlo, te invitamos a que aprendas un poco más sobre este tipo de vinos, siguiendo nuestra guía en la que te contaremos de dónde provienen y cómo puedes conservarlos, entre otras cosas.

Historia

Los vinos frizzantes han cobrado mucha popularidad en los últimos tiempos. En realidad, son un tipo de vino espumoso moderno, caracterizado por su “aguja”, es decir porque contienen gas carbónico. La burbuja de estos vinos proviene de la fermentación a baja temperatura, por lo que las levaduras liberan gases que se acumulan y crean esa “aguja”. 

Al contrario que los espumosos tradicionales, como el cava o el champagne, que se fermentan en la propia botella, los frizzantes utilizan técnicas más modernas, como los tanques de acero isobarométricos, que son capaces de controlar la temperatura interior. De esta forma, durante la fermentación alcohólica, la temperatura desciende por debajo de los 5 grados, con lo que se detiene este proceso. Al hacerlo, se puede controlar el alcohol que contendrá el vino, por lo que los vinos frizzantes suelen tener muy poca concentración de alcohol. En este sentido, estos vinos suelen tener 5,5 grados.

Del mismo modo, los vinos espumosos tradicionales suelen tener mucha más presión en la botella que los frizzantes. Los primeros han de tener un mínimo de 4 bares de presión, por lo que las botellas utilizadas suelen ser más gruesas y con un cierre hermético que impida que la presión se libere.

Los vinos frizzantes, por su parte, suelen ser mucho más frescos, en gran parte debido a que contienen menos alcohol. Además, también destacan por el equilibrio de sabores, donde las notas más dulces se igualan con las ácidas, por lo que se evita la sensación empalagosa de otros vinos.

Se trata de vinos que se diferencian de los espumosos más tradicionales por sus diseños. En este sentido, los frizzantes suelen asemejarse a botellas de refresco, ya que se opta por los tapones de rosca, en contra de los tradicionales de corcho. Sin embargo, ciertas marcas aprovechan la semejanza de estos vinos con el cava, para presentar botellas anchas y gruesas, con el aspecto tradicional de las botellas de champagne. 

 

Mezclas

Seguimos con esta guía para comprar el mejor vino frizzante, con algunas recetas de cócteles que puedes elaborar con este tipo de vino. En este sentido, si te gustan los vinos blancos, puedes probar a elaborar una versión del mojito con este tipo de caldos. Para ello, debes escoger un frizzante afrutado, que no sea muy seco y mezclarlo en un vaso ancho, con hierbabuena, refresco de limón, media lima y con mucho hielo picado.

Para los que prefieren algo más dulce, pueden optar por un frizzante elaborado con Verdejo o Moscatel, que suele ser también más económico. Estos vinos son los más indicados para preparar una Mimosa Frizzante, que tiene una elaboración muy sencilla, ya que basta con mezclar vino y zumo de naranja a partes iguales en una copa alta y estrecha, de las llamadas de “flauta”.

Otra mezcla muy sencilla, es el Spritzer, para el que solo tienes que mezclar el vino frizzante blanco con algún tipo de refresco de lima como el 7Up, y adornarlo con un twist de piel de naranja.

 

Conservación

El vino frizzante, sin importar cuánto cuesta, se vende en el momento óptimo de consumo. Por este motivo, lo ideal es consumir estos vinos durante los cuatro meses siguientes a su compra, ya que no mejoran por mantenerse en la botella. Al contrario, si se almacenan durante mucho tiempo pueden comenzar a perder propiedades.

En este sentido, para conservarlos, mientras permanezcan abiertos, se pueden guardar en posición horizontal. Deben permanecer en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa del sol y donde no haya vibraciones ni movimientos bruscos.

Por otra parte, una vez abierto, se puede guardar hasta una semana en la nevera. Para ello, debe estar tapado y en posición vertical.

Valor nutricional

Una copa de vino frizzante con una graduación de 5,5 grados de alcohol, unos 100 gramos, contiene 40 calorías, 9 g de hidratos de carbono, así como 67 g de sodio y grasas.

 

Bebe responsablemente

Los vinos frizzantes contienen alcohol, por lo que no se debe conducir después de haberlos consumido. De igual forma, los menores de 18 años no deben consumir este tipo de bebidas.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS