¿La cerveza sin alcohol engorda?

Última actualización: 21.06.21

 

La cerveza sin alcohol es una gran opción para todos aquellos que buscan tener una vida más sana. Hoy en día, es habitual preocuparse por nuestra alimentación, buscando llevar una vida más saludable, eliminando la mayor parte de las calorías vacías de nuestras dietas. Este el motivo que nos lleva a preguntarnos, ¿engorda la cerveza sin alcohol?

 

La cerveza sin alcohol es cada día una mejor opción para todos aquellos que buscan cuidarse o que, simplemente, quieren disfrutar de todo el sabor de la cerveza, pero sin los efectos negativos del alcohol. En este sentido, se ha convertido en un refresco ideal para salir con los amigos o disfrutar de esas calurosas tardes de verano en una terraza.

Sin embargo, nuestra sociedad se preocupa cada vez más de su alimentación. Es normal vigilar lo que comemos y bebemos, preguntándonos cuántas calorías tiene. Es por eso que, muchos usuarios se preguntan cuántas calorías tiene una cerveza o si la cerveza sin alcohol engorda.

En este sentido, lo más común es pensar que la cerveza engorda. De hecho, ¿Quién no ha oído hablar de esa “barriga cervecera”? Aunque la cerveza tiene calorías, ya que está elaborada en base a una fermentación de malta de cebada y lúpulo, en realidad es una bebida muy sana. En este sentido, normalmente lo que nos engorda no es la cerveza en sí, sino los malos hábitos; como una vida sedentaria o una mala alimentación. Es por este motivo que la cerveza no engorda, por lo que la cerveza sin alcohol tampoco lo hace.

De hecho, hay estudios que señalan que la cerveza no engorda y que un consumo moderado no influye en el peso de una persona. Es más, gracias a las propiedades beneficiosas de la cerveza, podría ser un complemento saludable a la dieta.

¿Cuántas calorías tiene una cerveza sin alcohol?

Como ya hemos dicho, el mito de que engorda la cerveza es falso. De hecho, se trata de una bebida natural y con pocas calorías. Está libre de grasas saturadas y de azúcares. Sin embargo, es rica en hidratos de carbono, proteínas y vitaminas.

Si te preguntas si una caña te engordará, la respuesta es que no, ya que solo tiene 90 calorías. En este sentido, 100 ml de cerveza sin alcohol, tiene 43 calorías. Esto significa que tiene muchísimas menos calorías que cualquier refresco, que suelen contener una gran cantidad de azúcares. Por lo que, tomar cerveza con limón suele ser peor que tomarla sola, ya que estas “claras” se suelen preparar con refresco de limón.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, cuanto menos alcohol tenga la cerveza, menos engorda. De hecho, un “tercio” (33 ml) o una lata de cerveza sin alcohol, suele tener una media de 50 calorías. 

Por otra parte, la cerveza sin alcohol no engorda porque tiene tres veces menos calorías, hay que fijarse también en los ingredientes y en su método de elaboración. En este sentido, una “caña” de cerveza rubia tiene 90 calorías, mientras que la 0,0% tiene 24, la sin alcohol 40, pero la cerveza negra, que tiene más alcohol y también más lípidos, tiene 112 calorías.

 

¿Y la cerveza light?

Además de las cervezas sin alcohol y las 0-0, existen cervezas light. Estas cervezas pueden tener menos alcohol o menos carbohidratos, por lo que contienen menos calorías que las normales. 

 

¿El alcohol engorda?

Más allá de las calorías de la cerveza, el alcohol por sí mismo engorda y, en este caso, no se trata de un mito, sino que es algo comprobado. Esto se debe a que el alcohol interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono, por lo que en lugar de quemarlas, estas se almacenan.

Las calorías del alcohol son de las llamadas “vacías”, esto quiere decir que son energía pura y, por tanto, el cuerpo no puede almacenarlas. Como el cuerpo tiene energía de sobra, tiene que oxidar rápidamente las calorías del alcohol, dejando almacenadas las que hay en las grasas y los hidratos. Es por eso que, cuando bebemos mucho alcohol, engordamos más.

Por otra parte, el alcohol es rico en azúcares y deshidrata el cuerpo. Por lo que, sin agua, el organismo es incapaz de realizar las reacciones químicas necesarias para procesar las calorías. Por otra parte, cuando consumimos alcohol solemos “picar” alimentos procesados y con mucha grasa, lo que hace que engordemos.

Beneficios de la cerveza

Al tratarse de una bebida natural, la cerveza tiene propiedades beneficiosas para tu organismo. En primer lugar, gracias a su aporte de vitaminas, proteínas y antioxidantes, como los flavonoides, uno de los principales beneficios de la cerveza es que es muy nutritiva y ayuda a prevenir la deshidratación.

En este sentido, gracias a su aporte vitamínico, también ayuda a proteger el corazón (siempre que se tenga un consumo moderado). Al mismo tiempo, ayuda a reducir la probabilidad de que se formen cálculos renales en hasta un 41%, esto se debe a que los lúpulos son ricos en fitoquímicos, que mejoran la salud renal y permiten diluir los cálculos.

Además, según un estudio de la Asociación Americana del Corazón, la cerveza previene el colesterol, gracias a su contenido de fibra natural soluble. Esto se debe a que las fibras solubles naturales, equilibran el azúcar y el colesterol en la sangre. 

Finalmente, como cualquier bebida alcohólica, ayuda a prevenir y reducir el estrés y la ansiedad relacionada con el trabajo. Eso sí, conviene controlar el consumo de alcohol, ya que recurrir a él para reducir el estrés, puede llegar a ser contraproducente, sobre todo si se abusa. Por eso, aunque es bueno disfrutar de esa “caña” después del trabajo, no hay que pasarse.

Por otra parte, hay que recordar que algunos medicamentos no deben mezclarse con cerveza, por ejemplo la sertralina y el alcohol pueden tener efectos perjudiciales. Además, el hígado graso y la cerveza tampoco son buena combinación, ya que agravan la dolencia.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS