Receta de vino caliente

Última actualización: 15.10.21

 

Vino caliente casero

Vino caliente con especias de Navidad
Tiempo de preparación45 mins
Número de personas: 4

Ingredientes:

  • 75 cl de vino tinto.
  • 4 vainas de cardamomo.
  • 6 clavos de olor.
  • 2 estrellas de anís.
  • 2 ramas de canela.
  • 10 g de nuez moscada rallada.
  • 80 g de azúcar moreno.
  • 1 naranja.
  • 1 limón.
 

Utensilios:

  • Rallador.
  • Olla.
  • Jarra grande.

El Glühwein es un vino de Navidad tradicional de las zonas frías del norte de Europa, como Alemania, Polonia o Dinamarca. Se trata de una cocción de vino con especias, con las que el caldo obtiene una gran variedad de aromas y sabores dulzones gracias a los ingredientes herbales. 

En los países del norte, sobre todo en Alemania, es habitual encontrar puestos callejeros repartidos por las famosas ferias navideñas, en los que se vende este tipo de vino tinto con canela y clavo. En este sentido, la receta del Vino Dulce de Navidad es muy versátil y, en cada lugar se prepara de una forma diferente, utilizando las especias y frutas más sencillas de comprar en cada ciudad.

Por ejemplo, en la zona de Alsacia, donde tradicionalmente se hablaba francés, esta mezcla de vino y especias se llama “Vin Chaud”, y se prepara también con vinos blancos del área como los Pinot Gris, Sylvaner o Riesling, que suelen absorber mejor los sabores y aromas de esta preparación.

Estos vinos especiados tienen una historia muy extensa, ya que los primeros textos que recogen su preparación datan de los tiempos del imperio romano. En aquella época las especias se utilizaban como forma de prevenir la oxidación del vino y mejorar su conservación. Ya en la Edad Media, empezaron a especializarse las recetas de vino caliente, añadiendo clavo, canela y miel, así como calentando el conjunto para que los aceites de los ingredientes se pudieran liberar e integrar en la mezcla.

Si te preguntas cómo hacer vino caliente, no te preocupes, es muy sencillo. Para comenzar se deben colocar todas las especias, junto con las cáscaras de la naranja y del limón, así como todo el azúcar en una olla o recipiente para calentar. Cuando las especias y las pieles empiecen a soltar los aceites que contienen y el azúcar se caramelice, añade un chorrito de vino. En este punto, no hay que añadir todo el vino, solo el justo para que el azúcar no se queme y se pegue.

Una vez el azúcar esté disuelto, vierte el resto del vino y cuece a fuego lento durante treinta minutos. No dejes que hierva y comprueba el azúcar, añade más si está muy amargo. Tras media hora, retira del fuego y deja que repose. 

Antes de presentar el vino, cuela todo el contenido de la olla y resérvalo en una botella, donde podrás guardarlo durante más tiempo. Por otra parte, para aquellos que no pueden beber alcohol, esta receta se puede elaborar con mosto, aunque al hacerlo así no se le debe añadir azúcar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS