¿Tiene el alcohol tantas calorías como se supone?

Última actualización: 27.05.22

 

¿El alcohol engorda? Esta es una pregunta muy habitual entre los usuarios. Todo el mundo ha oído la expresión “barriga cervecera” y es común eliminar el alcohol de todas las dietas cuando se busca adelgazar. En este artículo, haremos un repaso a las principales bebidas alcohólicas y a su contenido calórico, para intentar responder a esta pregunta.

 

Las bebidas alcohólicas forman un grupo de alimentos un tanto especial en cuanto a las calorías, ya que rompen la norma habitual a la hora de contar las calorías que aportan. En general, un gramo de alcohol aporta unas 7 kcal, por lo que se trata de un grupo alimentario con un alto aporte calórico, si tenemos en cuenta que las proteínas y los hidratos de carbono aportan unas 4 kcal por cada gramo. Aunque siguen estando por debajo de las grasas, que aportan unas 9 kcal por gramo.

Las bebidas alcohólicas tienen la particularidad de que para contar sus calorías, es necesario multiplicar la cantidad de alcohol en gramos por las calorías que aporta cada gramo. Esto se puede hacer fijándose en la graduación alcohólica de cada bebida. El problema a la hora de realizar este cálculo es que el alcohol se presenta en volumen y no en peso. Por ejemplo, en 100 partes (suponiendo que son 100 ml) de whisky, se suelen encontrar 40 de alcohol (40 ml). Por tanto, para calcular el peso, se debe multiplicar su volumen por la densidad del alcohol, que suele ser de 0,80 g/ml.

Así pues, para calcular las calorías de 100 ml de whisky de 40º de alcohol, lo primero que se debe hacer es calcular cuántos gramos pesa ese alcohol, para hacerlo es necesario realizar la siguiente operación:

40ml x 0,80 g/ml= 32 g 

Una vez se conoce el peso del alcohol que contiene 100 ml de whisky, se debe multiplicar este peso, por la cantidad de caloría que aporta cada gramo de la siguiente manera:

32 g x 7 kcal/g= 224 kcal

Así pues, el whisky tiene más calorías que otras bebidas como el vino, la cerveza o la sidra, que no llegan a superar las 80 kcal/g. Si te estás preguntando qué whisky comprar (aquí puedes encontrar unas opciones para elegir) para no engordar, la respuesta será: el que menor graduación alcohólica contenga.

En una comparativa un poco más extensa, estas son las 5 bebidas que menos calorías tienen:

Cerveza: La cerveza tiene aproximadamente 43 calorías por cada 100 ml. Aunque tiene un contenido calórico bajo, es una bebida que se suele consumir en cantidades mayores, por lo que puede acabar engordando más que otras bebidas alcohólicas con mayor graduación. Además, contiene gas, lo que ayuda a sentirse hinchado. A pesar de esto, se ha demostrado mediante varios estudios que no engorda, ya que solo supone el 4% de las calorías totales en la dieta de los hombres y el 3% en la de las mujeres.

Vino: Al hablar de las calorías del vino, es necesario diferenciar entre vino tinto y vino blanco. El vino tinto contiene unas 85 calorías, mientras que el blanco tiene 80, aunque la diferencia es casi inexistente, el vino blanco es menos calórico que el tinto. El vino, además tiene otros efectos beneficiosos para el cuerpo como las propiedades antioxidantes y cardioprotectoras.

Vermut: El vermut es la clásica bebida que hemos visto disfrutar a nuestros abuelos a media mañana, con un buen plato de patatas fritas. Se trata de un derivado del vino que, por su elaboración a base de hierbas, contiene 130 calorías por cada 100 ml, un poco superior a la cerveza o el vino. Hoy en día, ha recobrado parte de su popularidad entre los jóvenes, ya que se trata de una bebida perfecta para la tarde, sin gas y sin tanto alcohol como los combinados de ginebra.

Cava: El cava es un producto que se elabora a partir del vino, por lo que también cuenta con un contenido calórico muy bajo. En concreto, en 100 ml de cava solo encontramos 75 calorías. Aunque en el caso del cava, este número puede depender del contenido azúcar de la variedad concreta. En este sentido, el cava Brut es el que menos calorías tiene, mientras que los dulces serán más calóricos.

Sidra: Junto a la cerveza, es la bebida menos calórica, ya que solo tiene 49 calorías por cada 100 gramos. Esta bebida está elaborada con manzanas fermentadas y contiene un poco de gas, producido de forma natural por la fermentación. Marida muy bien con algunas comidas y es muy refrescante, además de tener propiedades antioxidantes.

El problema más habitual que suele aparecer a la hora de controlar la calorías ingeridas de esta forma es que, estas bebidas con menos graduación suelen tomarse en mayores cantidades. Por ejemplo, una ración estándar de cerveza, que podría ser un botellín de tercio es de 330 ml, mientras que la copa de whisky siempre se mantiene entre los 30 ml del chupito y los 70 ml de la copa.

Algunas bebidas como la cerveza, además del alcohol, aportan otras fuentes de calorías, en este caso los hidratos de carbono y proteínas. En el caso de los licores dulces como el anís o los licores de frutas, contienen una gran cantidada de azúcares, por lo que aumentará mucho el consumo de calorías en cada vaso.

Además, hay que tener en cuenta que, aunque estas bebidas alcohólicas tienen pocas calorías, se trata de calorías vacías, ya que no aportan nada al cuerpo. Al contrario que las calorías que se ingieren con los hidratos de carbono o las proteínas, estas calorías no se transforman en energía, no son macronutrientes y, por tanto, solo se acumulan. Además, el abuso del alcohol puede suponer una fuente de problemas y trastornos de la salud muy graves. Según los datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), el alcohol mata al año a más de 3 millones de personas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS