Calorías de la cerveza

Última actualización: 18.04.21

 

Una de las preguntas más controvertidas alrededor de esta bebida es si la cerveza engorda. Una pregunta que tiene como respuesta un depende, debido a las diferentes variedades de cervezas existentes actualmente en el mercado.

 

Mantener una dieta sana y equilibrada es imprescindible para nuestro bienestar. No es solo una cuestión de imagen, ya que un exceso de peso y comer de forma inadecuada puede provocar problemas de salud, tales como hipertensión, diabetes, problemas de corazón o afecciones respiratorias. Y el problema es que cuando un médico pone a alguien a dieta lo primero que le quita es el tabaco… y el alcohol.

No obstante, antes de que empieces a agobiarte y a buscar cómo eliminar las calorías de la cerveza, es necesario conocer realmente cuál es ese aporte de calorías y si esta sabrosa bebida tiene alguna otra implicación en nuestra nutrición. Ya te adelantamos que el problema no es tan serio como nos lo pintan, siempre que hagas un consumo responsable.

 

Valor nutricional de la cerveza

La cerveza es una bebida fermentada que se elabora a base de agua, cebada malteada u otro cereal y lúpulo, al que puntualmente se le puede añadir algún extra, como pasa en las cervezas artesanas. El proceso de malteado no es más que la fermentación de la cebada o del cereal, para que este cuente con un nivel de almidón adecuado. Por lo tanto, lo primero que nos queda claro es que, con independencia de las calorías de la cerveza con alcohol, esta no suele incluir conservantes, colorantes ni otros ingredientes poco saludables.

Esto nos lleva a evaluar cuál es el valor nutricional de esta bebida. Al respecto, es importante saber que no todas las cervezas tienen la misma composición, en cuanto a porcentajes de cada nutriente, por lo que las calorías de la cerveza Mahou seguramente sean diferentes de las de la cerveza Alhambra o de la San Miguel. De este tema hablaremos algo más adelante.

Lo que sí podemos estimar es el valor nutricional habitual de la cerveza. En general, la mayor fuente de calorías de una cerveza procede del alcohol, por lo que cuantos más grados tiene mayor es la cantidad de calorías que aporta. También incluye un aporte importante de hidratos, en torno al 30%, junto con un 5% de proteínas. Adicionalmente, la cerveza también aporta fósforo, potasio, magnesio e incluso ácido fólico, entre otros nutrientes interesantes. Todo ello sin olvidar que el 92% de la cerveza es agua, por lo que esta bebida es una fuente interesante de hidratación cuando el calor aprieta.

Las calorías en la cerveza

Si has leído el punto anterior, seguramente te haya sorprendido no encontrar respuesta a saber la cantidad de calorías de una lata de cerveza. No es un error. Como hemos dicho antes, la cantidad es variable y por eso hemos querido analizarla por separado.

El primer aspecto que influye en esa cantidad de calorías es el grado de alcohol de la bebida. Por ejemplo, una Alhambra 1925, de 6,4 grados de alcohol, aporta 69 calorías por cada 100 mililitros. Por su parte, la Cruzcampo tradicional, de 4,8 grados, aporta 50 calorías por cada 100 mililitros, lo que supone que las calorías de una caña de cerveza Cruzcampo vendrían siendo unas 100. No obstante, el grado no lo es todo, dado que la Heineken tiene también 5 grados y sin embargo su aporte calórico es algo menor, de 35 calorías por 100 mililitros. Por lo tanto, la única forma de saber con precisión el aporte calórico de tu cerveza favorita es echarle un vistazo a la etiqueta. Por cierto, si quieres saber cuántas calorías tiene una cerveza de 33cl, basta con multiplicar por 3,3 la cantidad indicada para 100 mililitros de producto.

 

Calorías según tipo de cerveza

Ante la preocupación por la salud, es habitual que encontremos en el mercado cervezas especiales, bien bajo la denominación 0,0 o sin alcohol o bien las denominadas bebidas light. Es importante no confundirlas, dado que no todas son iguales. Una cerveza sin alcohol es la que tiene una menor cantidad de alcohol, como es lógico, establecida por ley a menos de 1% de volumen. Por su parte, la cerveza 0,0 es la que no contiene nada de alcohol. Por su parte, la cerveza light es aquella en la que se reduce el nivel de calorías, generalmente evaporando parte del alcohol en la última fase de la elaboración.

En general, la cifra mágica ronda de 25 a 30 calorías en la cerveza sin alcohol, una cantidad similar a la de las sin. Por su parte, las cero cero reducen un poco más el nivel, quedándose en unas 20 a 24 calorías. No obstante, tal como decíamos con la cerveza normal, esto son cifras generales y que varían de marca a marca.

Entonces, ¿la cerveza no engorda?

Pues lo cierto es que la cerveza, como tal, no es algo que engorde demasiado. Un tercio de cerveza vendría teniendo, en condiciones normales, unas 150 calorías, el equivalente a unos 100 gramos de pasta cocinada. Obviamente, si nos bebemos un pack de seis latas de cerveza, sí estaríamos aportando una buena cantidad de calorías, además de acabar con una borrachera considerable y bastante tonta.

El problema fundamental de la cerveza es el tipo de calorías que aporta. Estas proceden del alcohol, que son básicamente azúcares. Estos se metabolizan en primer lugar, por lo que todo aquello que comamos con la cerveza quedará en reserva hasta que necesitemos más energía de la que la cerveza aporta. Y puesto que no es muy probable que nos pongamos a hacer ejercicio después de tomar una cerveza y unas tapas, es probable que esa comida acabe convertida en grasas, almacenadas para tiempos peores.

Esto no quiere decir que la cerveza engorde o no. Simplemente es cuestión de mantener un consumo responsable respecto de la cantidad que consumimos. También respecto del acompañamiento, procurando no comer alimentos especialmente grasos ni en mucha cantidad, que serán los que nos acaben engordando.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments